Patrimonio Geológico Antioqueño

PATRIMONIO GEOLÓGICO DE ANTIOQUIA

El territorio colombiano, puede ser considerado como uno de las regiones más interesantes para la comprensión de la evolución geológica de los Andes del Norte; en superficie se encuentra una gran geodiversidad, que ha sido producida por complejos procesos geológicos  bajo la constante influencia del sistema climático del trópico, el cual ha modelado el paisaje creando geoformas únicas y con un importante valor científico y paisajístico.

La geología y los procesos geológicos actuales en el departamento de Antioquia, son producto de una larga y compleja historia de evolución geológica, donde la interacción de las placas tectónicas de Nazca, Suramérica y Caribe han jugado un papel preponderante, generando fallas y otras estructuras, vulcanismo, y una gran diversidad de rocas. Todo ello modelado posteriormente por procesos geomorfológicos muy activos. El río Cauca, que discurre por un imponente cañón atravesando la región, es la frontera natural de dos dominios geológicos diferentes, la Cordillera Central y la Oriental. El núcleo de la cordillera central está constituido por esquistos, gneises, cuarcitas y mármoles de edad paleozoica, a su vez instruidos por cuerpos graníticos de edad más reciente (cretáceos o cenozoicos), mientras que la cordillera occidental está conformada esencialmente por una secuencia vulcano-sedimentaria de origen marino y edades en su mayoría cretáceas . En el fondo del cañón del rio Cauca aparecen una serie de cuerpos intrusivos sub-volcánicos de edad cenozoica, asociados a volcanes cuyos remanentes se conservan en algunos cerros de gran valor paisajístico, como Cerro Tusa, Cerro Bravo, Farallones de La Pintada, de la formación Combia, entre otros.

 En el caso específico del Norte de la Cordillera Central, en el departamento de Antioquia, se encuentra una secuencia de altiplanos relacionados a la unidad geológica Batolito Antioqueño, conformada por rocas graníticas de afinidad calco-alcalina, asociado a la márgen de subducción instaurada desde el Cretácico (Ordoñez & Pimentel, 2001). A nivel morfotectónico, el Batolito Antioqueño cuya extensión es de 8000 km2 , ha sido segmentado según su evolución en: tres superficies de erosión o etchplain y el modelamiento de geoformas de peñoles o inselbergs (p.e. Piedra del Peñol, Piedra del Tabor, Piedra de Entrerríos, entre otros), los cuales han sido controlados por los procesos de exhumación a lo largo de la orogenia andina, de acuerdo con los datos termocronologícos existentes, la tectónica y el clima (p.e. Restrepo-Moreno, 2009).

El paisaje antioqueño posee formas que hoy valoran expertos investigadores y merecen darse a conocer para su conservación y aprovechamiento como atractivos de un turismo enfocado hacia el conocimiento científico. Páramos, cañones, volcanes, cuerpos rocosos, cavernas y farallones hacen parte de las joyas de la geología en el departamento.

Por su gran vocación ambiental y la calidad de los recursos naturales que poseen el departamento, el patrimonio geológico se convierte en un recurso estratégico, que, al ser incorporado en la gestión ambiental dentro de los planes o esquemas de ordenamiento territorial, entran a ser parte del desarrollo local de la región y, por lo tanto, a contribuir en el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de la región, a través de las actividades de geoturismo.

Referencias:

Fotografía: Alfredo Madrigal

Inventario de sitios de interés geológico en el suroeste Antioqueño Colombia.

Universidad EAFIT – Escuela de Ciencias – Departamento de Ciencias de La Tierra –

Inventario detallado para la gestión y conservación de los recursos geológicos y geomorfológicos entre los municipios de Belmira y Entrerríos, Antioquia Colombia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *