En nuestro planeta existen más de 50 árboles que han estado viviendo durante más de 1000 años. La razón de por qué pueden llegar a ser tan longevos es porque poseen un sistema vascular compartimentado, es decir, que mientras que hay partes del árbol que mueren, otras nacen. Otro árboles desafían el paso del tiempo creando brotes genéticamente idénticos, troncos que comparten el mismo sistema de raíces y por lo tanto son el mismo organismo.

En torno a estos árboles ancestrales giran historias verdaderamente sorprendentes, como el caso de Julia Butterfly Hill, quien estuvo dos años sobre Luna, una secuoya milenaria amenazada con ser talada por una empresa maderera.

Por eso, hace falta ser un árbol muy especial para ganarse un apodo propio. Hablamos de “El Presidente”, una secuoya colosal que habita en el Parque Nacional de Secoyas de California, EEUU:

Publicado en Naturaleza

Próximas Actividades

  • 1
  • 2
  • 3

Nuestros Fans